LO QUE DICEN LOS SUEÑOS

Yo paso gran parte del tiempo tratando de guardar mis sueños. Historias que duran años, criaturas nuevas, lugares extraños, personajes ficticios, caminatas, vidas paralelas, cansancio, dolor y felicidad, desastres naturales, espacio, cielo infinito, viajes al más allá, sensaciones mágicas… ¿Cómo no pensar en guardar cada cosa que aparece en las noches? Lo intento cada día.

Y aunque diciembre fue un mes difícil, no pudo terminar peor… o tal vez sí, y no fue un mal sueño. En medio de la noche, el 29 de diciembre, tuve suerte como nunca pensé que la tendría. Lo digo porque yo suelo tener muy mala suerte, me suceden cosas muy particulares, particularmente negativas. En fin. Lo que pasó esa noche fue que se cayó parte del techo de la habitación donde dormía, a las 5 am… entonces, esta vez no hubo un sueño que terminó mal, esta vez la pesadilla fue real.

Esa noche del 28 de diciembre tenía más insomnio de lo normal, estuve apunto de ponerme de pie y ponerme a hacer otra cosa, a veces hago eso cuando el insomnio me gana, pero esta vez decidí quedarme en cama con la tortura de mirar al techo sin poder dormir, forzando los ojos sin éxito. Mi cerebro estaba más que encendido. Logré dormir cerca a las 3.30 am probablemente.

Una semana antes yo había cambiado la ubicación de mis muebles, mi habitación era bastante grande y quise darle más intimidad a la zona de mi cama, la puse de espaldas al balcón, más pegada al closet, a la espalda de su respaldar puse mi escritorio y armé una mini zona de trabajo, ya que entraba buena luz del balcón. A la mano izquierda quedó la mitad del cuarto libre, al lado de la cama y como división del cuarto, puse libreros y el mueble para la laptop personal, el amplificador ahí mismo y esa sería mi zona para grabar canciones y hacer nueva música. Al extremo de la mano izquierda quedaron unas sillas, el espejo en la pared y un librero más en la esquina. Estaba perfecto, todo el espacio quedó bien distribuido. No imaginaba que días después, el techo se me vendría abajo a causa de la humedad y la corrosión del piso 3 [actualmente vivo en el piso 2].

Es increíble que dicho derrumbe haya sucedido solo en la mitad de la izquierda del cuarto, donde yo NO estaba durmiendo, ni caminando, ni pasando por ahí… levantarme con el estruendo de ladrillos y cemento golpeando el piso parqué fue como una película de terror. Nada comparado con levantarme cuando Perlita viene a dormir conmigo y siento sus patitas caminando en mi abdomen…

Desperté en el primer segundo desde que todo empezó a caer. Pude ver como se derrumbaba esa parte del material noble y nacía una nube espesa de cemento y ladrillo molido que me sofocó mientras gritaba sentada en mi cama sin saber aún qué estaba sucediendo a 1 metro de mí.

Mi familia se acercó corriendo y desde la puerta de mi habitación vieron espantados una montaña de pedazos de concreto en toda la mitad de la habitación, al fondo sobre mi cama estaba yo, atontada y tratando de levantarme para salir de ahí.

La luz del día aún no aparecía, en la oscuridad grabé lo que había sucedido, aún sentía que estaba en un mal sueño. No estaba completamente lúcida, no podía asimilar lo que había sucedido. Con el cansancio de no haber dormido nada, activé mi modo automático y pude hablar con alguna persona importante, para contar lo sucedido. Luego debía entrar a un reunión de trabajo a las 10 am. Sentía que era un fantasma. ¿Qué hacía yo en este mundo el 29 de diciembre? No sé… hoy es 19 de enero y me sigo sintiendo un fantasma. Aunque estoy bien.

[Continúa.]

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s