CANTAR Y MÁS COSAS A LA VEZ

Es complicado, es trabajoso, es dificil describir todo lo que me pasa por la mente absorvente mientras canto frente a un público de desconocidos. Desconocidos andantes, zombies que quieren vernos arrastrar en el escenario y quieren que dejemos la sangre ahí. Mientras ellos pasan el rato y luego siguen con sus vidas. No entregan parte de sí mismos en una tarde, nosotros sí.

Cada vez que subo a un escenario pienso en nada y en todo. Extraño a mi novio, pienso en qué estará haciendo en este momento. Pienso en mi infancia, pienso en algunas chichas intensas (cumbias antiguas). No dejo de pensar y lo hago todo a la vez y tal vez por eso a veces olvido las letras y se me quedan trabadas en la mitad de la lengua y no terminan de salir. Se caen, se quedan debajo de mi lengua, un pensamiento de otra cosa la empujó ahí y me hace tropezar en medio de una canción. Entonces me siento morir pero disimulo y continúo.

Veo personas que me miran a los ojos mientras canto y me sonrojo. De todas las personas que lo hacen, algunas mantienen su mirada en mí, unas asienten, otras aplauden, miran con más curiosidad en cada nueva canción, siento que a algunas no les gusto, no les gusta oírme. Entonces me siento morir, pero disimulo y continúo.

2018/10/19

Anuncios

DESCRIPCIÓN DE UN FEMINICIDIO

Hoy me siento más rara de lo normal., estoy en esos ratos en que le cerebro se enciende desde sus partes más ocultas. Amo ver a la gente brillar, pero camino por las calles y veo gente siendo solamente mierda.

He oído toda la mañana la canción “asilo” de Mon y o Drexler y me refundo más en una nostalgia alucinada. Vuelvo a casa y el sol ha decidido salir, eso me pone aún más extraña. A la vez leo la historia de un feminicidio. Me indigna como todos los que suceden aquí, pero este está “tan bien escrito” que me refunde mucho más en no sé dónde. Pongo el bien entre comillas porque no debería existir algo tan malo con escribir una historia de cómo intentaron matarte y no sepas el porqué. Ella me cuenta a través de su escrito que la estrangularon, un desconocido, en el estacionamiento de un C.C. No le robó nada, la dejó porque pensó que ya estaba muerta. Ella dicde que no la mató porque ella se rindió. Él pensó que ya estaba muerta. Yo no lo hubiera hecho así y estaría muerta.

Lo sé porque antes he luchado con desconocidos, todas las veces que me asaltaron he luchado. La última fue peor, caí en la pista al lado de un bus, me golpeé el cráneo. No puse mover el cuello normalmente por dos semanas. Yo estaría muerta por pelear y no parar. Estaría muerta por no rendirme.

2018/09/21