UN CONCIERTO EN EL JAZZ ZONE

Es sábado, unas amigas me dieron confianza en mí, me doy cuenta de cuánto necesito eso y que a veces sólo se me desaparece de las manos. Y me deja en el aire. Hay asuntos que nunca voy a controlar. Les agradezco a ellas porque el concierto salió muy bien. Lo logramos. Luego de esto llegué a casa y luego de dormir mucho no pude dejar de ver la serie de #LM. Esto me llevó un poco más al centro de la tierra (por lo bajoneado que es). Ahora comprendo sólo un poco de esos memes del “malvado Luisito Rey”, pero no entiendo cómo la posibilidad de que una mujer haya sido asesinada por su pareja pueda ser un tema que se use tan tranquilamente para el humor. No lo entiendo. He llorado en cada capítulo. Se me estremence el alma en esa lucha tan común que vivimos las mujeres… de querer y odiar a alguien cercano porque nos hace daño premeditadamente. Es lo más violento con que tenemos que lidiar. Y vienen a mi mente esas frases violentas e ignorantes: “si te hace daño, déjalo, ¡sé fuerte y no tonta!” ¿De dónde se saca la fuerza para aborrecer a alguien que quieres?… porque resulta que puede ser tu padre, tu familiar o tu pareja…

¿En qué momento de la vida nos advierten sobre esto? ¿Alguien está preparada para anular de la noche a la mañana un amor fuerte por la primera falta de respeto recibida? No. Nadie está preparada para recibir daño de quien amas, nadie está preparada para recibir daño de quien “te ama”. Cuando quieres a alguien lo perdonas, le crees, y si ese pedido de perdón no es honesto sólo te enterarás cuando se repita el daño, y probablemente será un daño más grave.

Nunca estuve preparada para odiar a mi padre. Nunca lo logré. El daño que sentí cuando más lo necesitaba y fue indiferente nunca me dejó de doler porque era mi padre y yo lo quería. En ese momento lo quería, ahora también. Lo perdoné y el dolor nunca se fue.

Tenía muchas ganas de salir de casa. En realidad no. Estuve en el subsuelo casi todo el fin de semana. Excepto por el concierto que fue una sobredosis de adrenalina, pero luego la caída ha sido fuerte. Me quedé como una adicta que ya no tiene dinero para comprar más droga. Es que busco a mi alrededor y el mundo sigue siendo tan mierda.

Siento que el pavimento vibra tan fuerte que llega a los cimientos de esta casa… como prediciendo un terremoto. Ahí viene otra vez. Pero mis perros no ladran y yo confío en ellos. Ahora escucho el sonido que hace el camión de la basura cuando retrocede. Debe ser eso.

Una amiga me sacó de mi casa y ambas nos hicimos un piercing en la fosa nasal. Me encanta cómo se ve el puntito. Lo llamo estrellita nasal. Le dije: ahora te debo 40 soles y un ratazo de felicidad. Ella es agradable siempre. Pero no me gusta la novia que tiene, es un poco tóxica, intuyo.

A él lo extraño mucho. Tengo miedo porque el sueño más grande de este año parece ser volver a vernos. Hacer el amor, mirarnos como si fuéramos magia, o cine. Dormir, comer, hacer nada y comer, todo el tiempo con vino cerca. Pelear un poco por las causas sociales y escucharlo en su gran conocimiento sobre política, economía y de cómo funciona el mundo desde sus ojos. Enamorarme más de él y ver su peculiar paciencia dentro de su forma impaciente de ser. Agradecer al universo otra vez por la madrugada en que nos cruzamos y también porque mi atención sigue mirándolo. Aunque él esté al otro lado del mundo.

18/07/15

**El amor es un dios que sí existe.

Anuncios

MI INSOMNIO

Hoy* es un tipo de día en que decidí no pelear con el insomnio y me paré a hacer mil cosas. Siento que tengo todo el tiempo que nunca tuve. Recuerdo cuando de niña algunas noches decidí no dormir por no haber hecho la tarea del día siguiente. Me sentía invencible, creía que la noche era infinita. Sentía dentro de mí que era un privilegio estar despiertos de vez en cuando. Dormir era un desperdicio de tiempo y de vida (filosofaba mi niña). Con excepciones, otras veces sí me gustaba dormir para soñar muchas cosas raras que luego podía escribir en papeles ahora perdidos.

Todo se resumía en creer. A veces pienso en esos sueños perdidos, mis vidas paralelas que aparecían en mis sueños y que perdí en papeles escolares. Me cautiva la casualidad de esta vida, con caminos infinitos donde nuestros “otros yos” viven ignorándose el uno al otro. Cada uno cree que es el único y el correcto, cada uno vive su mentira con orgullo e inocencia. Tal vez todo se resuma en creer.

Pero tal vez todo esto se origina porque en las madrugadas lo extraño más. Me siento muy segura cuando veo que puede lograr lo que desee. Recuerdo cuando me habló de nuestro viaje… “va a ser chevre”. Y lo dijo tan convencido que se lo creo por completo. Sus ojos llenos de él, sus pestañas oscuras, sus besos en la frente. Ahora sólo espero volver a verlo. Pareciera que este verbo me vuelve a gustar. Tal vez todo se resuma en creer.

*Todo es ficción, todo está escrito o simplemente todo está fuera de tiempo.
**El amor es un dios que sí existe.

SOMOS HISTORIA

Y así terminaba un jueves cualquiera. Un jueves que debió ser cualquiera. Ojos llorosos. No imaginaba en absoluto lo que pasaba cuando me dijo que debíamos hablar. Me dolió el pecho oír eso. Algo malo pasaba, yo no sabía qué, busqué en mi mente las opciones posibles. (a). Que ya no quería estar conmigo. (b). Había algo que no soportaba de mí. (c). Que se debe ir del país. Sí, era la c.

En tres días se iba a Europa. Por un segundo quise coger mis cosas, llamar al taxi e irme a llorar a mi cama. Llorar sin consuelo. Antes de decírmelo me miraba todo el tiempo y eso me hizo sospechar, pero nunca dije nada. Me miraba mientras tomaba agua, mientras comía las galletas óreo, mientras me ponía el pijama. Y ahora sentía su tristeza sobre mí. Sentía que no se quería ir. Me engañó diciendo: me gusta mirarte. En realidad no sabía cómo decirme que se iba. Y yo no dije nada, solo reí. Sentía la vibra de su amor más que nunca. En el fondo de mí sabía que algo pasaba, pero no dije nada.

Me queda claro que uno debe ir por la vida dejando pedazos de sí mismo a cambio de pedazos de historias, que al final te volverán a formar tal como eres. No tiene sentido llegar intacto al final, pero tampoco debes llegar destruido. Esto es sólo un consejo.

Es necesario para mí ir con la ventana del auto abierta para no marearme; necesito sentir el viento abofeteándome, que me haga cerrar los ojos y entre por mis orejas y luego, sin avisar, me deje sorda. Poder ver el cielo es lo único que me quita el dolor de cabeza y las náuseas de vivir. Esto es un secreto.

La última noche fue lo mismo, nuestra despedida eran puras miradas. Pese a todo, él era mi tranquilidad. De rato en rato él preguntaba: ¿en qué piensas? – Nada. Y luego yo preguntaba lo mismo para recibir la misma respuesta. Yo pensaba: no importa si no dices nada, me encanta como me miras y con eso lo entiendo todo.

Despedirse de esta forma es morir una vez. Pensé que eso de ser gatos era broma, pero tal vez no lo es. Podía ver el futuro. Podía verme extrañarlo demasiado. Veía mi primer día sin él, aún en shock y sin llorar… pero habiendo muerto un poco. Veía mi segundo día de aceptación sin él y por la noche volvía a concebirse, sin él. Al amanecer ya podía nacer otra vez.

Ya era muy tarde para seguirnos despidiendo, entonces yo me debía ir primero. Y luego él se iba al aeropuerto. No pude mantener las lágrimas dentro de mí y tal vez dejé varias en el taxi donde me fui. Cuando este arrancó, también inició una lluvia que nunca antes vi en Lima. Bulliciosa en la medianoche, abundante y algo salvaje, impropia de este desierto lleno de gente llamado ciudad. Entonces abrí la ventana y miré el cielo… Las cosas están siguiendo un curso sorpresivo. ¿Cuántas opciones inesperadas más debo encontrar? ¿Cuántas veces más miraré con urgencia hacia el cielo?

Cuando reviví me di cuenta de que todo este camino no terminaba aquí, sea como fuere él planeó que nos volviéramos a juntar más pronto de lo que imaginaba. Entonces, somos historia.

*Todo es ficción, todo está escrito o simplemente todo está fuera de tiempo.
**El amor es un dios que sí existe.

EL SPOT DE LA QUÍMICA

No me canso de ver este spot francés. Resume muy bien una de las mejores caras del amor. Porque no quiero generalizar, pero esto siento cuando la persona que tiene toda mi atención hace la cena para ambos. Y digo que no quiero generalizar, pero el amor se puede resumir en hacer sentir bien a otra persona; y hay mil formas de lograrlo, infinitas que solo llegan a conocer los protagonistas, los creadores de universos. Así como cada persona es un mundo, cada amor vivido es un universo con todo lo que le corresponde por la ley de la naturaleza.

– ¿Cuántos universos has vivido?

– Unos cuantos.

Lo que he aprendido es que lo más importantes probablemente es la madurez. Pero hay algo igual de importante con características opuestas a la madurez… Esta se basa en pocos hechos, algunas veces en ninguno. La experiencia no importa, la intuición gobierna además de un grandioso sentimiento por arriesgarse. Se llama “la química”.

La química es como el big bang, luego de ella el universo se crea y empieza a evolucionar. Nace de la nada y, como es lógico, a la nada puede volver. Así como su origen es confuso, química, keme, quem… no se sabe de dónde vino. Esta conexión entre dos personas es igual de misteriosa. Lo único que sabemos es que la raíz de la palabra significa “tierra fértil”; por ello describe muy bien lo productivo que resulta una relación interpersonal cuando hay la fucking química.

Finalmente, me fui por las ramas o mejor dicho por las raíces del tema y dejé el spot que es tan específico. Me ha encantado tanto ese tipo de conexión que parece ser tan natural e instantánea y porque la expresan cada uno a su modo que me provoca besar a ambos y apurarlos para que vayan a vivir su nuevo universo. Algunos dirán que es lo mismo que “amor a primera vista”, pero yo creo que es distinto… de lo que hablo es de algo más, algo en lo que los sentidos sirven, pero no son los receptores centrales. Hay algo más… Como en el spot, cuando hay química el guión no hace falta.

Mensaje final: Todos tenemos buenas razones para comer mejor cada día. ❤

Teniendo en cuenta mi debilidad por la comida y que no como animales, este tipo de alimentación suele tener un alto potencial de “comida saludable” es por eso que me enamoré del spot y lo repetí tal vez 10 veces. Y cuando se lo mostré su respuesta fue perfecta: eso explica por qué tengo berenjena en la casa.

Aquí les dejo el spot. Yo seguiré disfrutando cada vez en que ‘mi alguien’ me dedique su preciado tiempo en hacer la cena para ambos.

LA INDEPENDENCIA DEL RECUERDO

Qué difícil es quedarse pensando al borde de la cama… o en cualquier lugar. Hay recuerdos que vuelven a tu mente inesperados. Solo aguardan unos segundos en blanco, unos segundos en silencio mental para aparecer violentos, salvajes como la propia naturaleza. Y solo te queda recibirlos, tocan la puerta con agilidad y cuando te percatas ya entraron a la sala, los miras con cara de WTF! ¿acaso hay algo pendiente?

– No lo sé, tú sabrás – te responden, además de todo se ponen secretudos.

Pensamientos no, recuerdos con vida propia, indiferentes a mi molestia, prepotentes con su autonomía.

Qué difícil es quedarse pensando al borde de la cama, con la toalla puesta y el cabello húmedo; o quedarse pensando en la ducha justo antes de abrir la llave para no desperdiciar; o en el escritorio cuando la laptop se cuelga y reinicia; o en el paradero mientras llega el bus. Qué difícil es dejar ese instante en blanco para que un recuerdo te transporte a otros tiempos. Te hace desear que esos recuerdos en verdad pertenezcan a “los otros” tiempos. Un tiempo segundón sin importancia. Pero te sigue arrancando del presente y eso te jode.

*Todo es ficción, todo está escrito o simplemente todo está fuera de tiempo.

SONREÍR LENTAMENTE

La casualidad es tan fea, pero el destino es peor. No creo en el destino, sólo se puede hablar de él cuando ya esté hecho. Prefiero la casualidad, es la menos injusta de todas y la más lógica. Como las mutaciones aleatorias de la selección natural, nada más lógico para las especies. Cero egoísmos planificados, eso me gusta.

He sentido tan feo porque un doctor me dijo que debo dejar de cantar. Se nota que no tiene una puta idea de lo que me esté pidiendo. He sentido tan feo cuando supe sobre el perro que murió deshollado vivo, lo mataron así “porque solo es un perro”. Esa persona no sabe lo que dice. He sentido tan feo porque dicen que los animales no tienen alma. Sólo les diré: Hey ¿recuerdas la última vez que viste la tuya? maldito, fantasma inútil y vacío.

Ayer* esa persona me dijo un par de cosas que me disgustaron, pero también me atrae tanto lo demás, es muy atinado en tantas opiniones que me sorprende, no deja de sorprenderme. Sabe mucho del mundo, usa el cerebro.

Para variar, ahora simplemente no puedo dormir… el apego a esa persona me presiona un poco. Es detestable sentir esto y en algunos otros ratos se hace satisfactorio. ¿Qué más puedo decir? En este momento no es satisfactorio. Podría fastidiar a alguien con este tipo de tristeza realmente. Fastidiar hasta el alma más enviciada. Sin embargo ese apego es el que a veces me hace sonreír lentamente.

Nada más real que sonreír en cámara lenta, desde que nace la curva hasta que se han formado los hoyos en las mejillas y los dientes se lucen expulsando el sonido de su calmado descubrimiento. La saliba desvistiendo hasta los molares, peculiar sonido. Es como el ruido de un brillo que parpadea para quedarse encendido. La sangre, los músculos, la saliba y los labios, perfecto trabajo en equipo que desnuda la sonrisa completa y te deja transparente ante el mundo de ese presente. **Maldito amor.

*Todo es ficción, todo está escrito o simplemente todo está fuera de tiempo.
**El amor es un dios que sí existe.