TODAS LAS VECES QUE DEBIÓ PASARME ALGO MALO

Ayer mi mejor amiga me envió un recuerdo de IG de hace 4 años, una noche en que salimos muy tarde* de fiesta*, a Barranco (un distrito cercano). Por alguna razón tengo desactivados los recuerdos. A raíz de ese vídeo, empiezo a analizar todo esto.

Aquel día ella me escribió súper tarde*, yo ya no tenía costumbre de salir inesperadamente*, pero ese día me animé y le dije que sí.* Me alisté, me puse un jean a la cintura y un polo pequeño, por ratos se me notaba el ombligo*… y al rato ya estábamos rumbo a Barranco. Su amigo nos dio entradas* y quiso ponernos en la zona vip,* incluso compró un whisky algo caro.* Mi amiga lo aceptó* y por ende yo también* porque yo estaba con ella.

Estoy poniendo asteriscos donde según ESTA SOCIEDAD, nuestras decisiones están súper mal y somos mujeres irresponsables que merecemos ser agredidas sexualmente por nuestros actos. Prestar atención por favor.

Pasaba la noche y bailábamos entre nosotras,* para esto decidimos bajar a la pista donde habían más chicos y chicas, pero ya era bastante tarde* y la mayor parte estaba bebiendo alrededor de la pista de baile y al centro estaba casi libre. Éramos dos chicas bailando* lo cual llamó la atención de chicos que empezaron a acercarse.* Yo opté por decirle que no a varios cuando se acercaron a pedirme que bailemos, algunos aceptaban la negativa y se retiraban rápido, otros insistían. En fin, con tal de que estos últimos no me malograran el rato, pensamos en seguir haciendo lo que queríamos hacer: BAILAR.*

Empecé a ver otros chicos alrededor* y mi amiga notó que un par nos miraban. Uno de ellos me miraba y parecía que quería acercarse, yo le devolví la mirada* un par de veces mientras bailaba.* Luego de unos minutos se acercó y me invitó a bailar, yo acepté porque SÍ*, quería bailar con él, pese a que era un desconocido*. Más que bailar nos pusimos a conversar, me preguntó mi nombre, yo igual…* empezamos a congeniar* mientras seguíamos en la pisa de baile. Conversamos mucho la verdad*, hasta le dije que vivía no muy lejos de ahí.

Pasado un rato se ofreció a acompañarme a mi casa en un taxi, él me provocó confianza* y acepté*. En el camino me ofreció su tarjeta, que si quería podría escribirle. La recibí mientras pensaba si le escribiría o no. Igual en ese momento pensaba más en llegar a casa, después de todo lo acababa de conocer.*

Llegué tranquila, y nada malo pasó esa noche. Luego del finde hablamos y nos juntamos para cenar, pero eso fue el inicio de otra muy larga historia que atesoro en mis cuadernos y que no pretendo contar en este momento, solo quiero hacer un análisis de esa ocasión.

Nada malo pasó esa noche, salí porque quería salir, bailé porque eso quería, acepté conocer a una persona nueva porque me gustó, acepté un favor, hablé con alguien más porque es normal, porque se supone que soy libre y las personas libres hacemos lo que deseamos hacer. Aclaro esto último porque en mi país, las mujeres somos juzgadas todo el tiempo. Nuestra vida está llena de límites, porque si nos sucede algo, escarbarán en los hechos para encontrar algo que hicimos mal, y esto se repite una y otra vez… estoy tan harta de esta situación… la impotencia parece infinita.

Hace unos días una joven fue violada por 5 hombres, los cuales eran de su entorno, no eran todos unos desconocidos. Sin embargo ella ahora está siendo lapidada por toda la opinión pública, y los comentarios y las redes explotan con machismo y misoginia, es una tortura conectarse para ver todo lo que dicen de las mujeres, de ella, la culpa que le ponen en la espalda a alguien que ha sido abusada y que debe estar pasando el peor momento de su vida…

No solo se deben lidiar con las agresiones sufridas, sino con la culpa, la responsabilidad que nos hacen cargar por intentar vivir como cualquier persona quiere vivir, en libertad.

Tenía que hacer esta descarga, no es justo que un abogado utilice el argumento de tener una “vida social activa” para justificar una violación. No es justo que tengamos que soportar palabras con tal magnitud de violencia…

Es inevitable pensar en todas las veces que ejercí mi libertad como persona y como mujer y tuve tanta suerte de que no me pasara nada grave, de seguir aquí, porque si hubiera pasado algo como lo que pasa a diario con las mujeres de mi país, estaría en una lucha perdida, toda mi vida estaría expuesta, y todas esas pequeñas decisiones de libertad se hubieran usado en mi contra.

Estoy harta.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s