ME HARÉ EL AMOR

Son las 5 pm, es una hora perfecta para masturbarme. El cielo se va a poner púrpura, lo puedo predecir. Mientras el viento se pone agresivo porque el sol se está metiendo, viento agresivo… vuelve a ser suave en el siguiente minuto, yo no sé qué decir. El viento me recuerda al ritmo de mis dedos cuando me toco. Nunca podré confirmar lo que dicen todxs: tocarme me ayuda a dormir mejor. Es que no me funciona así, porque cuando lo hago no suelo parar y a veces veo el amanecer, entonces no puedo decir “he dormido mejor”… si no he dormido. Pero vamos,  ya estoy trabajando en eso.

Mientras tanto, bajo mi cama, Perla, la gata más joven de esta manada, juega con una pequeña hoja redonda que trajo del balcón. Me encanta cómo se pone cuando juega, el mismo efecto que cuando come aceitunas. Se relaja y podría decirse que está high. Es exactamente como me siento yo luego de tocarme. Drogada.

Tengo vino, y es blanco. Es chileno, está buenísimo [viene a mi mente aquel que me mostró cómo se disfruta mejor de un vino, es que el vino no debe ser tan dulce como lo hacen en estas tierras]. En un segundo pienso que es muy temprano para beber, pero ese segundo se va muy rápido. Me tomo media copa y ya estoy muy caliente. Deseo a algunas personas ahora.

Quisiera volver a tener a… En algún momento pasará. Lo sé.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s