UN DÍA COMO EL 27 DE MAYO

Un día como hoy llegué a este lugar.
Voy a escribir cosas tristes porque para eso estoy aquí.


Estoy para odiar la mitad de mí y empujar mi otra mitad hacia una canción feliz con líneas alegres y con inevitables fibras tristes. Un día como hoy nací, un día voluble, no recuerdo si era viernes. Estaba concentrada en llorar y enojarme frunciendo el ceño.


Un día como hoy, un día con el sol tímido, cerca del mar [espero], con un viento impredecible [tal vez], quise salir al mundo para sonrojar mis mejillas al octavo día y rizar mis pestañas leyendo a las poetas de fuego. Un día como hoy luego de un desierto hasta la adultez pude arrepentirme de ser lacia y refugiarme un poco en las ondas tormentosas de mi nuevo cabello rojo purpuroso que construí con mis propias manos.


Quiero/voy a pedir un deseo en la penúltima línea de mi día, quiero estar aquí… aunque esa sea la incoherencia más grande de mi vida. Quiero estar aquí y contar mis días hasta la inconsciencia, como si fueran lunares inventados. Por eso te inventé, Lyla. Para hacer confesiones con tranquilidad.


Porque tengo una increíble habitación dentro de mí, melancólica y sin paredes, que me mantiene amarrada a este mundo, pero parece que me destierra… en un cohete, en una nave hasta el infinito, como siempre lo soñé.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s